info@libreriadenautica.com
facebook
novedades colecciones condiciones_generales pagos envios ver carro



Libreria nautica  LIBRERIA NAUTICA
librosnauticanavegacion  Libros: Nautica y Navegacion
derroterosnauticos  Guias Nauticas. Derroteros
Relatos, Novelas e Historia Naval  Relatos, Novelas e Historia Naval
Relatos, Novelas e Historia Naval  Mares, Oceanos, Costas y Puertos
Libros: Relatos e Historia  Libros y Cursos: Titulos Nauticos
Libros Natacion y Deportes Nauticos  Libros Natacion y Deportes Nauticos
Libros: Pesca, Peces y Acuarios  Libros de Pesca, Peces y Acuarios
Libros y guias: Buceo, Submarinismo  Libros y guias: Buceo, Submarinismo
Relatos, Novelas e Historia Naval  Libros Infantiles y Juveniles
Todos los Libros de la A a Z  Todos los Libros de la A a Z
Listado de Autores y Marcas  Listado de Autores y Marcas
Cartas Nauticas  CARTAS NAUTICAS
Cartas Nauticas Deportivas  Cartas Nauticas Deportivas
Cartografia Nautica Oficial  Cartografia Nautica Oficial
Cartas Batimetricas y de Pesca  Cartas Batimetricas y de Pesca
Cartas Nauticas Digitales  Cartas Nauticas Digitales
Posters y Láminas  ROPA NAUTICA MARINERA
Posters y Láminas  POSTERS, LAMINAS
Vídeos Náuticos  DVD VIDEOS NAUTICOS
Software Náutico  SOFTWARE NAUTICO
Modelismo Naval  MODELISMO NAVAL
Efectos Navales  EFECTOS NAVALES
Banderas  Banderas
Compases y Brújulas  Compases - Brujulas
Equipos Metereológicos y Relojes  Equipos meteo. - Relojes
GPS y Calculadoras  GPS y Calculadoras
Meterial de Derrota  Instrumentos de Derrota y Navegacion
Planisferios e Identificadores  Planisferios - Identificadores
Prismáticos  Prismaticos
Sextantes y Accesorios  Sextantes y Accesorios
Posters y Láminas  OFERTAS Y OPORTUNIDADES
diccionario_nautico  DICCIONARIOS
Banderas  Diccionario Náutico
links-nauticos  LINKS NAUTICOS
Banderas  Webs nauticas interesantes
anuncios-nauticos  ANUNCIOS NAUTICOS
Banderas  Tablon para el navegante
Escuela Nautica  
Titulos Nauticos  
 

Ud. se encuentra en: Libreria Nautica | Relatos, Novelas e Historia Naval | Biografias

LIBROS

Historia del almirante don Cristobal Colón. Dos tomos

REF.: LI-901
Historia del almirante don Cristobal Colón. Dos tomos

IDIOMA

PAGINAS

AÑO

EDICION

MEDIDAS

ILUSTRACION

ENCUADERNACION

ISBN

Castellano -

864 -

2006 -

-

10,5 x 14,5 -

Sólo texto -

Rustica -

9788497612616 -


INDICE DEL LIBRO:

ÍNDICE TOMO I:
Proemio.—Vida y escritos de Don Hernando Colón
Al muy magnífico Señor Baliano de Fotnari, José Moleta
Proemio del autor
Capítulo prímero.—De la patria, origen y nombre del Almirante Cristóbal Colón.
Capítulo II.—Quiénes fueron el padre y la madre del Almirante, y sus cualidades, y la falsa relación que un cierto Justiniano hace de su ejercicio antes que adquiriese el titulo de Almirante....
Capítulo III.—De la disposición de cuerpo del Almirante y de las ciencias que aprendió
Capítulo IV.—De los ejercicios en que se ocupó el Almirante antes de venir a España
Capítulo V.—De la venida del Almirante a España, y de lo que le sucedió en
Portugal, que fué la causa del descubrimiento que hizo de las Indias
Capítulo VI.—La principal causa que movió al Almirante a creer que podía descubrir las Indias
Capítulo VIL—La segunda causa que movió al Almirante a descubrir las Indias.
Capítulo VIII.—Carta de Paulo, físico Florentino, al Almirante, acerca del descubrimiento de las Indias
Capítulo IX.—La tercera causa y conjetura que en algún modo incitó al Almirante a descubrir las Indias
Capítulo X.—Se demuestra ser falso que los españoles tuviesen, antiguamente, el dominio de las Indias, como Gonzalo de
Oviedo se esfuerza probar en sus Historias
Capítulo XI.—Cómo el Almirante se indispuso con el Rey de Portugal con motivo del descubrimiento que le ofreció
de las Indias
Capítulo XII.—Salida del Almirante de Portugal, y pláticas que tuvo con los Reyes Católicos Don Fernando y Doña
Isabel
Capítulo XIII.—Cómo el Almirante, no quedando de acuerdo con el Rey de Castilla, decidió marcharse a ofrecer a otro su empresa
Capítulo XIV.—Cómo el Almirante volvió al campo de Santa Fe y se presentó a los Reyes Católicos, pero no llegó a convenio alguno con ellos
Capítulo XV.—Cómo los Reyes Católicos mandaron volver al Almirante, y le con cedieron cuanto pedía
Capítulo XVI.—Cómo el Almirante armó tres carabelas para llevar a cabo la empresa de su descubrimiento
Capítulo XVII.—Cómo el Almirante llegó a las Canarias y allí se proveyó completamente de todo lo que necesitaba
Capítulo XVIII.—Cómo el Almirante salió de la isla de la gran Canaria para seguir, o dar principio a su descubrimiento, y lo que le sucedió en el Océano.
Capítulo XIX.—Cómo todos estaban muy atentos a los indicios que había en el mar, con deseo de llegar a tierra
Capítulo XX.—Cómo la gente murmuraba con deseo de volverse, y viendo otras señales y demostraciones de tierra, caminó hacia ella con alegría
Capítulo XXI.—Cómo no sólo vieron los indicios y las señales anteriores, sino otros mejores, que les dieron v algún
ánimo
Capítulo XXII.—Cómo el Almirante encontró la primera tierra, que fué una isla llamada de los Lucayos
Capítulo XXIII.—Cómo el Almirante salió a tierra y tomó posesión de aquélla en nombre de los Reyes Católicos
Capítulo XXIV.—De la índole y costumbres de aquella gente, y de lo que el Almirante vio en la isla
Capítulo XXV.—Cómo el Almirante salió de aquella isla y fué a ver otras
Capítulo XXVI.—Cómo el Almirante pasó a otras islas que de allí se veían
Capítulo XXVII.—Cómo el Almirante descubrió la isla de Cuba, y lo que allí encontró
Capítulo XXVIII.—Cómo volvieron los dos cristianos, y lo que contaron haber visto
Capítulo XXIX.—Cómo el Almirante dejó de seguir la costa occidental de Cuba y se volvió por Oriente hacia la Española.
Capítulo XXX.—Cómo el Almirante volvió a seguir su camino hacia Oriente, para ir a la Española, y separó se de su compañía uno de los navios
Capítulo XXXI.—Cómo el Almirante se dirigió a la Española, y lo que en ella vio.
Capítulo XXXII.—Cómo fué a las naves el rey principal de aquella isla, y la majestad con que iba
Capítulo XXXIII.—Cómo. el Almirante perdió su nave en unos bajos, por negligencia de los marineros, y el auxilio que le dio el rey de aquelLa isla
Capítulo XXXIV.—Cómo el Almirante decidió fundar un pueblo en el paraje donde habitaba el mencionado rey, y le llamó Villa de la Natividad
Capítulo XXXV.—Cómo el Almirante salió para Castilla, y halló la otra carabela con Pinzón
Capítulo XXXVI.—Cómo en el golfo de Samaná, de la isla Española, se originó la primera contienda entre los indios y los cristianos
Capítulo XXXVII— Cómo el Almirante salió para Castilla, y por una gran tempestad se separó de su compañía la carabela Pinta
Capítulo XXXVIII.—Cómo el Almirante llegó a las islas de los Azores, y los de la isla de Santa María le tomaron la barca con la gente
Capítulo XXXIX.—Cómo el Almirante corrió otra tormenta, y al fin recuperó su gente con la barca
Capítulo XL,—Cómo el Almirante salió de las islas de los Azores y llegó con temporal a Lisboa
Capítulo XLI.—Cómo los de Lisboa iban a ver al Almirante, como a una maravilla, y luego fué a visitar al Rey de Portugal
Capítulo XLII.—Cómo el Almirante salió de Lisboa para venir a Castilla por mar.
Capítulo XLIII.—Cómo se acordó que el Almirante volviese con gran armada a poblar la isla Española, y se logró del
Papa la aprobación de la conquista
Capítulo XLIV.—Privilegios concedidos por los Reyes Católicos al Almirante
Capítulo XLV—Cómo el Almirante salió de Barcelona para Sevilla, y de Sevilla para la Española
Capítulo XLVI.—Cómo él Almirante salió de la Gomera, y atravesando el Océano halló las islas de los Caribe
Capítulo XLVII.—Cómo el Almirante descubrió la isla de Guadalupe, y lo que en ella vio
Capítulo XLVIIL—Cómo el Almirante salió de la isla de Guadalupe, y de algunas islas que halló en su camino
Capítulo XLEX.—Cómo el Almirante llegó a la Española, donde supo la muerte de los cristianos
Capítulo L.—Cómo el Almirante fué a la Villa de la Natividad, y la halló quema da y despoblada, y cómo se avistó con
el rey Guacanagarí,
Capítulo LI.—Cómo el Almirante salió de la Natividad, y fué a poblar una villa que denominó la Isabela
Capítulo LII.—Cómo el Almirante fué a la provincia de Cibao, donde encontró las minas de oro y labró el castillo de Santo Tomás
Capítulo LIII.—Cómo el Almirante volvió a la Isabela y halló que aquella tierraera muy fértil
Capítulo LIV.—Cómo el Almirante dejó bien dispuestas las cosas de la isla, y salió a descubrir la de Cuba, creyendo
que era Tierra Firme
Capítulo LV.—Cómo el Almirante descubrió la isla de Jamaica
Capítulo LVI.—Cómo el Almirante volvió desde Jamaica a seguir la costa de Cuba, creyendo todavía que ésta era
Tierra Firme
Capítulo LVII.—Cómo el Almirante hubo grande fatiga y trabajo al navegar entre tan innumerables islas..
Capítulo LVIII— Cómo el Almirante navegó hacia la Isla Española
Capítulo LIX.—De la grande hambre y los trabajos que padeció el Almirante, con los suyos, y cómo volvió a Jamaica.

ÍNDICE TOMO II:

Capítulo LX.—Cómo el Almirante descubrió la parte meridional de la isla Española, hasta que volvió por Oriente a la villa de la Natividad
Capítulo LXI.—Cómo el Almirante sometió la isla Española y lo que dispuso para sacar de ella utilidad
Capítulo LXII.—De algunas cosas que se vieron en la isla Española, y de las cos tumbres, ceremonias y religión de los indios

Relación de Fray Ramón acerca de las antigüedades de los indios, las cuales, con diligencia, como- hombre que sabe el idioma de éstos, recogió por mandato del Almirante
Capítulo I.—De dónde proceden los indios y de qué manera
Capítulo II.—Cómo se separaron los
hombres de las mujeres
Capítulo III
Capítulo IV
Capítulo V.—Cómo volvieron después las mujeres a la isla llamada Española, que antes llevaba el nombre de Haití, y asi la llaman los habitantes de ella; anteriormente, ésta y las otras islas se llamaban Bouhi
Capítulo VI.—Cómo Guahayona volvió a la mencionada Canta, de donde había antes sacado a las mujeres
Capítulo VIL—Cómo volvieron las mujeres de la isla de Haití, que ahora se llama la Española
Capítulo VIII.—Cómo hallaron mediode que fuesen mujeres
Capítulo IX.—Cómo cuentan que fué hecho el mar
Capítulo X.—Cómo los cuatro hijos gemelos de Itiba Tauvava, que murió de parto, fueron juntos a coger la calabaza de Yaya, donde estaba su hijo
Yayael, que se había convertido en pez, y ninguno se atrevió a tomarla sino Dimivan Caracaracol, que la descolgó y todos se hartaron de peces
Capítulo XI.—De lo que aconteció a los cuatro hermanos cuando iban huyendo de Yaya
Capítulo XIL—De lo que piensan acerca de andar vagando los muertos; cómo son éstos y lo que hacen
Capítulo XIII.—Del aspecto que dicen tener los muertos
Capítulo XIV.—De dónde procede esto, y lo que les hace estar en tal creencia.
Capítulo XV.—De las observaciones de estos indios buhuitihu; cómo profesanla medicina, enseñan a los indios, y en sus curas medicinales muchas ve
ces se engañan
Capítulo XVI.—De lo que hacen dichosbuhitihus
Capítulo XVIL—Cómo se engañan a veces estos médicos
Capítulo XVIII.—Cómo los parientes del muerto se vengan cuando han tenido respuesta por medio de las bebidas...
Capítulo XIX.—Cómo hacen y guardan los cemíes de madera o de piedra
Capítulo XX.—Del cerní Buyayba, del que dicen que cuando hubo guerras lo quemaron, y después, lavándolo con el jugo de la yuca, le crecieron los brazos, le nacieron de nuevo los ojos y creció de cuerpo
Capítulo XXI.—Del cerní de Guamorete... Capítulo XXII.—De otro cerní que se llamaba Opiyelguo viran, que lo tenía un hombre principal de nombre Cavava-niovava, que tenía muchos vasallos a su mando
Capitulo XXIII.—De otro cerní llama do Guabancex
Capítulo XXIV.—Lo que creen de otro cerní que se llama Faraguvaol
Capítulo XXV.—De las cosas que afirman haber dicho dos caciques principales de la isla Española; uno de ellos Cacivaquel, padre del mencionado Guarionel; el otro, Gamanacoal Cómo salimos para ir al país de Maviatúe, yo, fray Ramón Pane, pobre ermitaño, fray Juan de Borgoña, de la Orden de San Francisco, y Juan Mateo, el primero que recibió el agua del santo bautismo en la isla Española....
Capítulo XXVI.—De lo que aconteció con las imágenes, y del milagro que Dios hizo para mostrar su poder
Capítulo LXIII.—Cómo el Almirante fué a España para dar cuenta a los Reyes Católicos del estado en que dejaba la isla Española
Capítulo LXIV.—Cómo el Almirante salió de la isla de Guadalupe para ir a Castilla
Capítulo LXV.—Cómo el Almirante llegó a la Corte, y la expedición que le encomendaron los Reyes Católicos para su vuelta a las Indias
Capítulo LXV I.—Cómo el Almirante salió de Castilla y fué a descubrir la tierra firme de Paria
Capítulo LXVII.—Cómo el Almirante salió de las islas de Cabo Verde a buscar la Tierra Firme; del gran calor que sufrió, y la claridad que daba el Norte
Capítulo LXVIII.—Cómo el Almirante descubrió la isla de la Trinidad y vio la Tierra Firme
Capítulo LXIX.—Cómo el Almirante fué al cabo del Arenal, y los de una canoa fueron para hablar con él
Capítulo LXX.—Del peligro que corrieron los navios al pasar por la boca de la Sierpe, y cómo se descubrió Paria, que fué el primer hallazgo de Tierra Firme
Capítulo LXXL—Cómo en Paria se ha llaron muestras de oro y perlas, y gente de buen trato
Capítulo LXXIL—Cómo el Almirante salió por la Boca del Dragón, y el peligro que corrió
Capítulo LXXIII.—Cómo el Almirante fué desde Tierra Firme a la isla Española.
Capítulo LXXIV.—De la rebelión y alborotos que el Almirante halló en la Española por la maldad de Roldan, a quien había dejado por alcalde mayor
Capítulo LXXV.—Cómo Roldan procuró sublevar la villa de la Concepción, y entró a saco en la Isabela
Capítulo LXXVI.—Cómo Roldan incitó los indios del país contra el Adelantado, y se fué con los suyos a Xaraguá
Capítulo LXXVII.—Cómo llegaron navios de Castilla con vituallas y socorros
Capítulo LXXVIIL—Cómo los tres navios que el Almirante mandó desde las Canarias llegaron donde estaba la sedición.
Capítulo LXXIX.—Cómo estos capitanes hallaron al Almirante en Santo Domingo.
Capítulo LXXX.—Cómo Roldan fué a ver al Almirante, y no llegó a ningún acuerdo con éste
Capítulo LXXXI.—El convenio que se hizo entre el Almirante, Roldan y los rebeldes
Capítulo LXXXII.—Cómo después del ajuste fueron los rebeldes a Xaraguá, diciendo que iban a embarcarse en las dos naves que enviase el Almirante
Capítulo LXXXIII.—Cómo los rebeldes mudaron de propósito en el ir a Castilla, e hicieron nuevo convenio con el Almirante
Capítulo LXXXIV.—Cómo vuelto Hojeda de su descubrimiento, causó nuevos alborotos en la Española...
Capítulo LXXXV.—Cómo por informaciones falsas, y fingidas quejas de algunos, enviaron los Reyes Católicos un juez a las Indias, para saber lo que pasaba
Capítulo LXXXVL—Cómo el Almirante fué preso y enviado a Castilla con grillos, juntamente con sus hermanos
Capítulo LXXXVII.—Cómo el Almirante fué a la Corte, a dar cuenta de sí a los Reyes Católicos
Capítulo LXXXVIII.-Cómo el Almirante salió de Granada para ir a Sevilla y hacer la armada necesaria para su descubrimiento
Capítulo LXXXIX.—Cómo el Almirante salió de la Española, siguiendo su viaje, y descubrió las islas Guanajas
Capítulo XC—Cómo el Almirante no quiso ir a Nueva España, sino continuar hacia Oriente, en busca de Veragua y el estrecho de Tierra Firme
Capítulo XCL—Cómo el Almirante fué por la costa de Oreja hacia el Cabo de Gracias a Dios, llegó a Cariay, y lo que vio e hizo allí
Capítulo XCIL—Cómo el Almirante partió de Cariay, fué a Cerabaró y Veragua, y navegó hasta que llegó a Portobelo, cuyo viaje fué por costa muy provechosa.
Capítulo XCIII.—Cómo el Almirante llegó a Puerto de Bastimentos y al de Nombre de Dios, y navegó hasta que entró en el del Retrete
Capítulo XCIV.—Cómo por la fuerza de los temporales volvió el Almirante hacia Poniente, para saber de las minas, e informarse de Veragua
Capítulo XCV.—Cómo el Almirante entró con sus navios en el río de Belén, y determinó edificar allí un pueblo, y dejar en él al Adelantado su hermano
Capítulo XCVL—Cómo el Adelantado visitó algunos pueblos de la provincia, y las cosas y costumbres de los indios de aquella tierra
Capítulo XCVII.—Cómo para seguridad del pueblo de los cristianos, fué preso el Quibio, con muchos indios principales, y cómo huyó por negligencia de los que le guardaban
Capítulo XCVIII.—Cómo habiendo salido el Almirante para Castilla, asaltó Quibio el pueblo de los cristianos, en cuyo combate hubo muchos muertos y heridos.
Capítulo XCIX.—Cómo huyeron los indios que estaban presos en las naves, y el Almirante supo la derrota de los de tierra
Capítulo C.—Cómo el Almirante recogió la gente que había dejado en Belén, y después navegamos a Jamaica
Capítulo CI.—Cómo el Almirante envió en Canoas, desde Jamaica, a la Española, a dar aviso de que estaba allí perdido, con su gente
Capítulo CU.—Como los Porras, con gran parte de la gente, se rebelaron contra el Almirante, diciendo que se iban a Castilla.
Capítulo CIII.—De lo que hizo el Almirante después que los rebeldes partieron a la Española, y de su ingenio para valerse de un eclipse
Capítulo CIV.—Cómo entre los que habían quedado con eí Almirante se levantó otra conjuración, la que se apaciguó con la venida de una carabela de la isla Espanola
Capítulo CV.—Cómo se supo lo acontecido en su viaje a Diego Méndez y a Fiesco.
Capítulo CVL—Cómo los rebeldes volvieron contra el Almirante, y no quisieron entrar en ajuste alguno
Capítulo CVII.—Cómo llegados los rebeldes cerca de los navios, salió el Adelantado a darles batalla, y los venció, prendiendo a su Capitán Porras
Capítulo CVIII.—Y último. Cómo el Almirante pasó a la Española, y de allí a Castilla, donde fué Nuestro Señor servido de llevarle a su Santa Gloria, en Valladolid
 

Los clientes al comprar el libro "Historia del almirante don Cristobal Colón. Dos tomos" también se interesaron por los libros:

Historia del almirante don Cristobal Colón. Dos tomos

1.

Historia del almirante don Cristobal Colón. Dos tomos
Autor: Hernando Colón